El autónomo, ¿qué gastos puede desgravar?

No hay duda de que trabajar para uno mismo tiene multitud de ventajas, pero también se puede convertir en algo complicado en muchos momentos si no sabemos actuar correctamente. Con el fin de ahorrar costes, este post pretende ayudar con algunos consejos que debes saber a la hora de gestionar los gastos fiscalmente deducibles para aquellos autónomos que tributan en el régimen de estimación directa, tanto en la modalidad normal como en la simplificada.REQUISITOS PARA QUE UN GASTO SEA DEDUCIBLE Es muy importante que el autónomo conozca los principales requisitos para saber si los gastos que ha realizado son deducibles de cara a Hacienda en concepto de IRPF y cómo puede demostrarlo.

  1. Gastos vinculados a la actividad empresarial. Es decir, que sean propios de la empresa, no pueden ser deducibles aquellos que pertenecen a la vida personal del autónomo. A continuación damos ejemplos de los que más controversia generan:

-Combustible: algunos vehículos, como los destinados al transporte de mercancía, deducen el gasto del combustible y el IVA correspondiente. En otros casos, podrá deducir el 50% del IVA del coche y de los gastos que conlleva. Se eximen profesiones en las que el vehículo es imprescindible, como en el caso de los taxistas, aunque cada uno pueda imputar el porcentaje que quiera, pero de cara al IRPF esta regla del 50% no se puede aplicar: o se usa al 100% para la actividad o nada. -Local: son deducibles todos los gastos si el establecimiento está dedicado únicamente a la actividad empresarial. Encontraremos conflictos si la oficina coincide con el domicilio habitual del trabajador. En este caso se puede hacer una deducción parcial de los gastos pero solo a efectos de renta, no de IVA.

  1. Gastos convenientemente justificados. Recuerda pedir siempre factura y así poder acreditar que todos los gastos deducidos guardan relación con el desarrollo del negocio.
  1. Gastos registrados contablemente. Todos los gastos deben estar archivados en tu libro de gastos.

GASTOS DEDUCIBLES

  1. Gastos de comida y viajes. Gastos referidos a las llamadas “comidas de negocio”. En estos casos, el artículo 28.1 de la Ley 35/2006 del IRPF, contempla que los gastos asociados a desplazamientos se consideran deducibles si son necesarios para el desempeño de la actividad económica. Debes de tener en cuenta que tienen que ser consumiciones realizadas en días laborales y en restaurantes o cafeterías.
  1. Gastos de transporte. Podrán deducir hasta el 100% aquellos autónomos dedicados a actividades empresariales de transporte (taxistas, repartidores, mensajeros, autoescuelas, comerciales o transportistas). De un vehículo particular y los gastos que provienen de su uso (mantenimiento, aparcamiento, combustible, seguro, peajes, etc.), puedes deducirte hasta un 50% del IVA que hayas soportado. El gasto que hagas en transporte público también es deducible, si demuestras que lo utilizas para trabajar.
  1. Gastos de mobiliario. Son gastos deducibles todos los bienes y objetos necesarios para la oficina, incluso cámaras si eres fotógrafo. Si la actividad se realiza en la propia vivienda, no serán deducibles los gastos asociados a mobiliario del hogar.
  1. Gastos en trabajadores. Todos los gastos derivados de contratos o formación de personal son deducibles (sueldos, pagas extraordinarias, dietas, accidentes laborales). Si la cotización del trabajador recae sobre el autónomo, éste puede desgravarse los gastos de la Seguridad Social.
  1. Gastos en facturas de internet, agua y luz. En el caso de un local u oficina de alquiler los gastos relativos a facturas de ADSL, luz y agua son gastos deducibles.

Por el contrario, si la actividad empresarial se lleva a cabo en una vivienda privada, deberás aplicar a dichos gastos el % del domicilio que utilizas para desempeñar tu actividad.

Menú de cierre
Cerrar panel