Impuesto de sucesiones

Los impuestos aparecen siempre y cuando las personas originen algún tipo de ingreso o renta, lo que hace que estos impuestos se cancelen en función del total percibido. Todos sabemos, que cuanto mayor sea la renta más altos serán los impuestos, sin embargo, hay casos puntuales en los que el ingreso conseguido tiene un carácter gratuito, como ocurre en el asunto correspondiente al impuesto de sucesiones, en caso de fallecimiento de una persona dejando su herencia o, por otra parte, el asunto pertinente a las donaciones o cesión gratuita de un bien.

Por otro lado, este ha sido un año importante para Andalucía con respecto a las nuevas reformas que se están llevando a cabo para mejorar las bases del Impuesto sobre sucesiones y donaciones. El pasado 20 de septiembre, el PSOE firmó un acuerdo con Ciudadanos con el objetivo de reformar los fundamentos de este impuesto a partir del 1 de enero de 2018 y garantizar la aprobación de los presupuestos de la Junta de Andalucía para el próximo año.

El conjunto de personas que quedarán exentas de tributar serán aquellos herederos que reciban bienes de un familiar directo fallecido, es decir, los familiares pertenecientes a los grupos I y II, cónyuges, hijos, padres y nietos, siempre y cuando la suma de estos bienes no supere el millón de euros. Esta es la lista impuesta por Ciudadanos para excluir del pago de impuestos a estas personas.

Este impuesto supone una fuente de ofensas comparativas y distorsiones económicas entre las distintas comunidades autónomas debido a las regulaciones que lleva a cabo cada una sobre un determinado tributo cedido por el Estado y lo seguirán pagando los familiares del grupo III y IV, es decir, los hermanos, primos y tíos. Desde otro punto de vista, el PP pasa por beneficiar también a sobrinos, hermanos y tíos, tributando el 99 % de las bonificaciones.

En el caso de las donaciones, en Andalucía son más caras que las herencias. Por lo tanto, la Junta de Andalucía establece una exención del 99 % en las donaciones que van exclusivamente a la compra de una primera vivienda que se producen de padres a hijos o descendientes, siempre que el receptor sea menor de 35 años o tenga una minusvalía igual o superior al 33 %. El cambio se introduce por parte del PSOE y Ciudadanos cuando el objetivo de la donación computa en la creación o ampliación de una empresa y, de nuevo, se establece la barrera del millón de euros. No tributarán los parientes directos siempre y cuando el importe íntegro se destine a una empresa individual y familiar, y la empresa se mantendrá hasta los cinco años siguientes a la fecha de escritura pública de la donación.

En conclusión, la Consejería de Hacienda estima que la reforma puede llegar a ahorrar cerca de 90 millones de euros teniendo como referencia el volumen de ingresado por este impuesto en 2016.

Menú de cierre
Cerrar panel